QUITAR GOTELÉ FÁCIL Y SIN EXPERIENCIA

¡Nos hemos mudado al campo! Y como no podía ser de otra manera, nos hemos liado la manta a la cabeza y lo hemos puesto todo patas arriba para dejar todo a nuestro gusto. Hemos reformado la buhardilla y vamos a compartir todo el proceso. ¡Todo DIY, por supuesto!

La mayoría de nuestros esfuerzos los hemos puesto en la habitación en la que vamos a pasar más tiempo. Una buhardilla con zona de dormitorio, vestidor y zona de escritorio. Cuando se construyó la casa, no se pensó en la buhardilla como una zona habitable más de la casa. Se dejó preparada con suelo y con las paredes rebozadas de mortero pero nada más. El techo estaba sin aislamiento y las ventanas eran muy básicas de madera. Lo que significa que en verano un calor asfixiante y en invierno, un frío polar. Poco a poco se fueron haciendo mejoras para hacerlo un poco más confortable pero al tratarse de una segunda vivienda, nada serio.

Hace un par de años, aprovechando la obra de un baño, se aisló el techo de la buhardilla y se puso yeso laminado cubriendo el aislamiento y las vigas. Ahora que nosotros nos hemos mudado, le hemos querido dar el último empujón para hacer este espacio un lugar donde poder vivir todo el año de manera confortable.

Este post es el primero que acompaña a una serie de tres vídeos en los que explicaremos:

  • Cómo quitar el Gotelé de forma fácil y sin experiencia
  • Cómo instalar Suelo Radiante eléctrico tú mismo
  • Cómo poner Suelo Laminado

Para este proyecto hemos colaborado con Toupret España que nos ha proporcionado todos los materiales para quitar el gotelé de una manera súper sencilla y que puede hacer cualquiera sin experiencia.

Paso a Paso

  1. Quitar las cabezas del gotelé con una rasqueta para no tener que poner tanta masilla en la primera capa.
  2. Limpiar muy bien la superficie. Yo lo hice con un aspirador. Si quedan restos de polvo o suciedad, la masilla no se adherirá.
  3. Repartir la masilla en paños de 1 metro de ancho aproximadamente. Aplicar mucha cantidad de masilla para cubrir todo el gotelé.
  4. Igualar la masilla con la espátula negra estriada de arriba a abajo.
  5. Alisar la masilla con la espátula lila lisa en horizontal, de un lado a otro.
  6. Dejar secar como mínimo 24 horas.
  7. Lijar con un taco de lija de grano fino (120 – 180) o con lijadora rotoorbital.
  8. Aplicar la segunda capa de la misma forma que la primera, pero cambiando el sentido de las espátulas. Ahora la negra estriada de un lado a otro y acabamos con la espátula lila de arriba a abajo.
  9. Dejar secar 2 horas.
  10. Lijar las paredes con lijadora rotoorbital con grano fino (180 – 240).
  11. Aplicar fijador acrílico.
  12. Pintar del color que queramos.

Resultado

Trucos para un acabado perfecto

  • Limpiar los rodillos con agua y dejarlos secar antes de empezar. De esta forma nos aseguramos que no dejan restos de fibras en la pared.
  • Hacer primero paredes opuestas y dejar las esquinas para el final, ya que son un poco más difíciles. Cuando lleves un par de paredes, le habrás cogido el truco y puedes pasar a las esquinas.
  • Para añadir una capa fina, como por ejemplo para una segunda capa o incluso tercera de acabado final, añade uno o dos vasos de agua al cubo y mezcla bien. La masilla estará más líquida y te costará menos aplicarla y extenderla por la pared.
  • No tener miedo de impregnar bien el rodillo. Luego con las espátulas se retira mucha cantidad pero tiene que sobrar para que cubra por igual toda la pared.
  • Empezar desde una esquina superior e ir hacia abajo y hacia un lado.
  • Hacer paños de aproximadamente 1 metro para que la masilla no endurezca y nos cueste más trabajarla.
  • Imprimar la pared con un fijador acrílico antes de pintar. La masilla no absorberá tanta pintura y ésta se adherirá mucho mejor.
  • Si vas quitar el gotelé de una superficie grande, es más económico comprar los sacos de masilla en polvo y hacer tú mism@ la mezcla con agua. El cubo con masilla preparada es muy útil ya que está listo para usar, pero es más caro.
  • Cómo comentamos en el vídeo, dos herramientas indispensables son la lijadora rotoorbital y la aspiradora. Nosotros trabajamos con Ryobi, principalmente por la comodidad de usar la misma batería 18V en todas las máquinas. Además, conectando la aspiradora a la lijadora, nos libramos de la nube de polvo al lijar la masilla de la pared. ¡Una pasada!

Enlaces de interés