SERVILLETAS Y MANTELES INDIVIDUALES TIE-DYE

¡El tie-dye vuelve a ser tendencia esta primavera-verano! Para estrenar las cenas al aire libre, hemos teñido y cosido estas servilletas y manteles individuales, para darle un toque hippie a la mesa. 

El tie-dye es colorido, desenfadado y lo podemos ver tanto en prendas de vestir como en ropa del hogar. Nosotros lo hemos combinado con otros tejidos teñidos en degradado y queda la mar de mono. ¡Tiñiendo se consiguen resultados únicos de una manera súper sencilla!

Esta mantelería es nuestra propuesta para un Desafío de Handbox y Tintes Iberia. El reto consiste en realizar un proyecto utilizando uno o varios tintes y los proyectos de la comunidad de Handbox más creativos tendrán premio.

Hace unos años, ya publicamos otro tutorial siguiendo esta técnica, también llamada shibori. Elaboramos unos cojines muy chulos y puedes ver el DIY aquí.

MATERIALES PARA LA MANTELERÍA:

Tintes Iberia, tela de fibras naturales, máquina de coser, hilo, recipiente de plástico, cuchara de madera, sal para cocinar, vaso, gomas elásticas, regla, cuchara pequeña, guantes, agua caliente, detergente habitual y plancha.

EL PASO A PASO:

1. Primero, llenamos el recipiente con agua bien caliente, vertimos todo el fijador que viene en el pack del tinte y removemos bien con la cuchara de madera. 

2. Cuando todo esté bien disuelto, añadimos la sal. La proporción que indican es: por cada litro de agua hay que añadir cinco cucharadas de sal. Es necesario que quede bien disuelta, antes de continuar.

3. Ahora, prepararemos el tinte. Vaciamos uno de los sobres de colorante en un vaso con agua caliente y removemos bien. Si se quiere obtener un color más clarito, no hará falta utilizar todo el colorante del sobre. 

4. A continuación, vertemos el tinte en el recipiente de agua y removemos bien con la cuchara de madera. Esta cuchara no la podremos recuperar para uso culinario, así que mejor si es usamos una vieja. 

5. Dado que nuestras telas son nuevas, las tuvimos que lavar previamente para retirar el apresto. Después, pasamos a preparar las reservas de los manteles con gomas elásticas. Dependiendo del patrón que se desee se puede seguir un método u otro. En nuestro caso, queríamos un patrón muy regular, así que seguimos la técnica del acordeón y dispusimos las gomas de manera equidistante.  

6. Seguidamente, se debe humedecer bien la tela en el grifo antes de sumergirla directamente en el recipiente del tinte. La dejamos reposar durante 20 minutos, cuanto más tiempo esté sumergida la tela, más saturado será el color resultante. Eso sí, es importante ir removiendo la mezcla de tanto en tanto. Si se quiere un resultado homogéneo lo ideal es que la prenda esté completamente sumergida.

7. Para las servilletas pensamos en un degradado, así que repetimos el mismo procedimiento. Pero esta vez utilizamos una regla larga para enrollar la tela y facilitar la sumersión en el tinte. La parte inferior de la tela llegó a estar 40 minutos sumergida y obtuvimos el tono más oscuro. La parte más clarita, estuvo en la disolución unos 10 minutos. 

8. Al extraer las telas del tinte, se deben aclarar con agua templada en el grifo. Luego, retiramos las gomas elásticas y podemos lavar la prenda a mano o en la lavadora con el detergente habitual. Eso sí, no hay que mezclarlas con otras prendas ya que pueden mancharlas. A continuación, las dejamos secar en horizontal sobre el tendedero al aire libre, evitando el sol directo. No se recomienda utilizar la secadora.

9. Luego, cortamos la tela más grande de manera que nos queden manteles individuales de un tamaño de 35 x 50 cm aproximadamente y la planchamos bien. Como escogimos una tela gruesa para los manteles, el tejido tiene un tramado de hilo que facilita mucho el deshilachado manual. Con la ayuda de una aguja, fuimos quitando filas de hilos para obtener flecos en dos lados del mantel.

10. Para evitar que el mantel se deshilache, hicimos una costura en zigzag en los lados de los flecos y un dobladillo en la parte superior e inferior de cada mantelito con la máquina de coser. Para las servilletas, simplemente cortamos cada tela a unos 40 x 50 cm, planchamos la tela e hicimos los dobladillos de cada lado. Las servilletas dobladas miden unos 24 x 12 cm. 

RECOMENDACIONES Y CONSEJOS:

– El tie-dye es pura experimentación, lo ideal es hacer pruebas con retales antes de teñir una prenda. De esta manera se puede calcular mejor cuánta cantidad de colorante se necesita para lograr un tono, cuánto tiempo debe estar la prenda sumergida… Ya que todo ello hace variar la intensidad de color.

– Si el tejido no es blanco los colores se sumarán, es decir, se obtendrá una mezcla del tono del tinte y del tono de la prenda. También se pueden hacer mezclas de diferentes colores de tinte sobre ropa blanca o de color, ¡puede ser muy interesante!

– Solo se puede teñir ropa de fibras naturales: algodón, seda, lino, etc. Si el tejido se compone de fibras naturales y sintéticas, solo se modificará ligeramente el color del porcentaje de fibra natural.

– El colorante no cubre estampados, solo alterará su color. Tampoco cubre manchas así que es necesario que el tejido esté bien limpio antes de empezar. Las prendas con manchas de lejía, se deberán tratar previamente para conseguir un resultado homogéneo.

– Para teñir varias piezas o prendas grandes, se puede hacer directamente a máquina. Es indispensable limpiar la lavadora con lejía al acabar. En este vídeo se muestra el paso a paso de cómo se realiza el teñido.

Tintes Iberia tiene un canal de YouTube lleno de inspiración para realizar diferentes proyectos. Así como, el canal de Soluciones para la ropa con un montón de trucos y consejos para el cuidado de la ropa.

¡Teñir es muy sencillo! ¡Ropa a todo color de manera fácil y rápida!

¡Hasta la próxima!