DECIMOS ADIÓS AL VERANO CON MENORCA

Despedimos el verano con una recopilación de fotos de una de nuestras islas favoritas. Para ponernos más nostálgicos aún, con este post recordamos aquellos 10 maravillosos días de sol y playa en Menorca.

Cuando el verano se acaba hay que decir adiós a muchas cosas. Para empezar, en cuanto llega septiembre (a parte de la vuelta a la rutina) lo primero que se nota es la disminución de horas de sol. Por ejemplo, a fecha de hoy en Barcelona el sol se pone sobre las 19.40h. Esa sensación de que tienes un día infinito para hacer cosas, se desvanece de golpe.

Nosotros viajamos a la isla en barco desde Barcelona y pudimos disfrutar de un amanecer y atardecer desde alta mar. No somos mucho de viajar en grandes barcos, pero en esta ocasión decidimos hacerlo, para embarcar con nuestro coche y no tener que alquilar vehículo allí. Para nosotros fue todo un acierto porque, aunque en verano la isla se llena de coches, viajamos en septiembre de 2016 y disfrutamos de una estancia con menos gente y una perfecta temperatura.

Fotográfica analógica, Cala Presili. @marccobler

Para estas vacaciones nos llevamos una cámara analógica de herencia familiar, la Yashica FX-3 (1984) con película en blanco y negro. Todas las fotos que aparecen en blanco y negro en este post las hicimos con ella.

Hemos hecho una lista que combina nuestros aspectos favoritos del verano con nuestros favoritos de Menorca.  

EL VERANO Y LA VIDA SIN RELOJ.

El amanecer es uno de los momentos más bonitos que tienen los días. Vimos amanecer desde el barco, el cielo se pintó de un rosa azulado perfecto. Poco después, sobre las 7.30h de la mañana Ciutadella nos recibía con esta luz limpia y brillante que teñía el mar de color oro. 

EL VERANO Y LAS EXCURSIONES EN CHANCLAS.

Menorca fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1993, para asegurar la conservación y protección de la biodiversidad que habita en ella.

Esta isla tiene muchísimas calas y playas preciosas, cada una de ellas es diferente. Las hay vírgenes, urbanizadas, con arena blanca, con arena dorada o, incluso, sin arena. Ejemplos de ellos son la Cala Torre del Ram y la Cala n’Brut.

EL VERANO Y LOS DÍAS ENTEROS EN BAÑADOR. 

Las calas más populares son: Cala Pregonda, Cala Turqueta, Cala Macarella, Cala Macarelleta, Cala Mitjana y Cala Mitjaneta. Para acceder es recomendable llegar antes de las 9.30h de la mañana, para poder aparcar sin problemas. Además, las mejores playas de Menorca son vírgenes y cuentan con un aparcamiento bastante retirado. Para llegar a la mayoría de ellas se tarda entre 10 – 40 minutos caminando desde el parking hasta la orilla. Otro motivo más para madrugar, asegurar una caminata sin un sol asfixiante.

La Cala Escorxada es una playa virgen que tiene muy difícil acceso, pero es una de las más especiales de la isla. Se tarda unos 50-60 minutos caminando desde alguno de los tres parkings más cercanos. Sin duda, este es el principal motivo por el cual, es una de las calas menos frecuentadas por los turistas. Además, recomiendan ir cuando sopla el viento norte, para encontrar una mar calmada.

EL VERANO Y LA PIEL SALADA Y BRONCEADA. 

El norte, sur, este y oeste de la isla ofrecen playas y paisajes muy distintos. Por ejemplo, algunas playas del norte de la isla cuentan con zonas arcillosas. Es muy típico ir a la Cala d’Algaiarens para untarse la piel con arcilla roja y después darse un baño.

La Cala del Pilar y la Cala de Cavalleria también son playas rojas.

EL VERANO Y LAS COMIDAS EN EXTERIOR.

Como decíamos anteriormente, las playas más bonitas y paradisiacas de Menorca son totalmente vírgenes y están rodeadas de naturaleza, como la Cala en Turqueta. No cuentan con ningún servicio ni chiringuito y por eso nosotros la mayoría de días hicimos picnic en la playa y, ¡tan contentos! 

EL VERANO Y LAS TARDES DE PASEO CON HELADO.

Otro de los encantos de Menorca son los estrechísimos caminos asfaltados, delimitados por muros de piedras. A menudo, solo hay un carril y ello dificulta la circulación de vehículos en ambos sentidos.

Sin duda, uno de los paseos (largos) más gratificantes que ofrece la isla es el famosísimo Camí de Cavalls. Se puede recorrer todo el perímetro de costa, siguiendo esta ruta de 185 km. Lo ideal es marcarse diferentes tramos en distintas jornadas para disfrutar del paisaje y de las calas sin prisas.

Nosotros hicimos la etapa 13 que va desde Cala Galdana hasta la Cala Macarelleta.

EL VERANO Y LAS POSTALES DE FAROS.

¿Qué hay más veraniego que un faro? Menorca tiene un total de siete. Éstos son los más bonitos: Far de Punta Nati, Far de Favàritx, Far d’Artrutx y Far de Cavalleria.

EL VERANO Y LOS ATARDECERES INFINITOS. 

Tenemos unos cuantos atardeceres favoritos en la isla. La fotografía con la que se inicia este post, está hecha desde las rocas del Faro de Punta Nati y desde allí disfrutamos de una puesta de sol con el mar en el horizonte. 

Panorámica desde el Monte Toro. @marccobler

Otro lugar fantástico para ver la caída del sol es desde el Monte Toro. La panorámica allí es espectacular y ofrece vistas 360º. Nosotros subimos arriba, los días que dormimos en un Airbnb en un pueblo cercano, llamado Es Mercadal. Un lugar de lo más acogedor y tranquilo.

Otro de los sitios más famosos y concurridos para ver la puesta de sol es en la Cova d’en Xoroi. Un bar-discoteca bastante masificado, pero que enamora por su localización tan singular. La cueva se sitúa en el acantilado y dispone de una terraza perfecta para hacer la foto del atardecer. 

EL VERANO Y LAS NOCHES DE TERRACITA. 

En esta escapada, reservábamos las noches para visitar las ciudades y pueblos más grandes. Antes o después de cenar es un buen momento para pasear al fresquito por las calles menorquinas. Si se fotografían monumentos y edificios emblemáticos de noche, se puede jugar con la luz, las sombras y el cielo negro, para conseguir efectos muy interesantes y atractivos. 

Mahon (la capital) y Ciutadella son las principales ciudades de la isla. Otras poblaciones importantes son: Sant Lluis, Es Migjorn Gran, Ferreries, Alaior y Es Mercadal, anteriormente mencionado.

Ciutadella. @marccobler

¡Ah! Hay dos pueblos más que añadir a la lista de indispensables con encanto en la isla: Fornells y Binibeca Vell. Ambos destacan por sus típicas casas mediterráneas de color blanco y su ambiente pesquero. ¡Totalmente fotogénicos!

Los últimos días nos hospedamos en Binibeca Vell y, aunque es muy turístico, es muy bonito y perderse por su laberinto de callejuelas es una maravilla.

Si estás suscrito/a a nuestra newsletter, este fin de semana recibirás el mapa (mymaps) con todas las localizaciones que mencionamos. Incluyendo algunas más, súper imprescindibles para viajar a Menorca. 

Y hasta aquí nuestra oficial despedida al verano. No nos mal interpretéis, el otoño y el invierno también nos gusta mucho, pero la libertad que nos regala el verano es inigualable.

¡No hay nada como el verano!

¡Feliz otoño! 🙂