FABRICAMOS NUESTRA BARRA Y TABURETES PARA LA COCINA

Este es uno de los proyectos más complejos que hemos hecho con metal y madera hasta la fecha. Estructuras de tubo soldado, sobres de madera de palé y cajas de fruta a juego. ¡Estamos encantados con nuestros taburetes y barra de cocina de estilo industrial-raw!

Después de dos semanas muy intensas con la serigrafía, cambiamos las racletas y las pantallas por la sierra y el soldador. Hoy quiero compartir uno de los proyectos DIY más grandes que hemos hecho hasta ahora. Una barra para la cocina con dos taburetes a juego.

Hace unos meses que dejamos la gran ciudad y nos mudamos a un piso de un pueblo a las afueras. Esta cocina está mejor equipada pero no cabe ninguna mesa ya que porque es más alargada y estrecha. Echábamos de menos tener unas sillas donde uno espera mientras el otro cocina. Y una mesa para comer tranquilamente sin tener que llevarlo todo al salón. 

Un par de palabras mágicas en Pinterest y… ¡voilà! Justo lo que queremos aparece en la pantalla. Esta barra es de Miren de decorarenfamilia.com y nos encantó nada más verla. Nuestra cocina tiene un rincón muy parecido y el estilo raw nos encanta.

En un pispás bocetamos la barra en el iPad y tomamos medidas.

¡Nosotros nos ponemos manos a la obra muy rápido! 🙂 Empezamos a pensar en cómo hacer algo parecido, pero más barato y con material reciclado. Nuestra familia tiene una casa en Tarragona donde pasamos muchos fines de semana y vacaciones. Allí tenemos un montón de herramientas y palés antiguos que nos trae un buen amigo de la familia. Decidimos que todo lo que fuera de madera lo haríamos con madera de palé y la estructura de tubo de hierro soldado. Preguntamos a un vecino constructor donde podríamos comprar tubo barato y nos ahorramos un dineral.


SOBRE DE MADERA

Comenzamos desmontando los palés y confesamos que es un engorro. Los clavos que llevan son enormes y hay que ir con mucho ojo cuando se manipulan. 

Después de conseguir los 4 listones más rectos y limpios del palé, rectificamos los cantos con una sierra circular para que al encolar el sobre no quedarán huecos. Si alguna vez haces algo parecido, protege la superficie de trabajo con plásticos o lo dejarás todo perdido de cola. Una vez seca la cola, cortamos el largo del sobre a medida y lo lijamos con lija de 80 y luego de 120. Para rematarlo, un poco de cera de abeja Liberón para hidratar la madera y que resalte su color.


ESTRUCTURA METÁLICA

Tanto la estructura de los taburetes como la de los cajones fruteros son muy sencillos, utilizamos tubo cuadrado y las uniones en ángulo recto. Aunque no somos soldadores expertos, la verdad es que ha quedado genial.

Para la estructura, calculamos que necesitaríamos unos 9 metros de tubo. Compramos un poco más por sí nos equivocábamos. Normalmente la barra estándar es de 6 metros y habitualmente la cortan a la medida deseada.

Como la estructura fue lo primero que soldamos, nos dimos cuenta de lo difícil que es mantener todo a escuadra. Utilizamos todos los sargentos que pudimos y algún hierro. Lo que mejor nos resultó fueron las escuadras magnéticas son muy baratas y van de maravilla. 

Para poder aguantar y deslizar los cajones de madera, soldamos a cada lado unos perfiles en L reciclados de unas viejas estanterías.

Para hacer esta estructura, existe una alternativa sin tubo metálico y soldaduras. Existen unas piezas de plástico que se insertan en los tubos que hacen de unión entre ellos.


TABURETES

Una vez hecho el sobre y la estructura, decidimos ir a por todas y hacer un par de taburetes a juego para sentarnos. La idea es la misma: estructura de tubo soldado y asiento de madera reciclada de palés. La clave es:

El apoya pies de la parte inferior delantera y trasera.

El asiento cuadrado, ancho y cómodo.

La ranura del centro del asiento con canto redondeado para moverlo fácilmente. 


PINTURA

Para proteger las estructuras metálicas del óxido y conseguir una estética industrial-raw, las pintamos de color negro mate. Primero aplicamos una imprimación para metales y luego una pintura mate negra. Todo con espray de la marca Pinty Plus. ¡El acabado nos encanta! 


Únete a otros 67 seguidores

DETALLES E INSTALACIÓN

Para instalar la barra en la cocina, compramos unas piezas de plástico cuadradas para tapar los extremos de tubo que quedan expuestos. También pusimos tiras de fieltro en las patas de los taburetes para evitar ralladas en el suelo. 

Para sujetar el extremo izquierdo de la barra a la pared, utilizamos una escuadra de madera del Ikea y ganar más espacio, prescindiendo de una pata. Taladramos directamente sobre el azulejos de la cocina con una broca especial para cerámica y, ¡listo!

Con la madera sobrante de los palés hicimos un par de cajas de fruta estilo rústico que combinan perfectamente con el resto de la barra. Nos vienen genial para guardar la fruta, verdura, leche…

¡En la próxima Newsletter de finales de Mayo, podrás descargar los planos para poder hacer tu propia barra para la cocina!

¡Un abrazo y nos vemos en el próximo post!

Marc.